viernes, 2 de enero de 2009

AMÉLIE: SE PIENSA CON TODO EL CUERPO



Las ideas no las produce sólo el cerebro, apartado del resto del cuerpo; por cierto pensamos desde la experiencia holística de los dos hemisferios... y de las sensaciones que se van instalando en los cinco sentidos, igualmente experienciales.

Amélie es una peli que motiva el ejercicio creativo, no sólo por las metáforas que contiene, sino porque es una poema dirigido al aliento motriz para tratar de aguzar los sentidos. Qué siento cuando hago algo? Parece que una respuesta sería que advierto cómo la vida se me ordena; hablando fácil sería como si de golpe, el desorden mental que nos atrapa cuando estamos pasivos, en un instante cobrara sentido organizado frente a una acción.

Vayamos más lejos: hacer convence. Algunos estudiosos han llegado a una conclusión inquietante: la acción nos llevaría al convencimiento; en cambio, el convencimiento no necesariamente impulsaría la acción.

Al comienzo de la película, vemos que Amélie construye su mundo interior a través de experimentos, que todos en alguna medida hemos desarrollado cuando éramos niños.

Creo que el gran desafío sería seguir probando, de adultos.

Mis últimos talleres de creatividad incluyen también el aprendizaje de un instrumento
musical. Luego, el alumno escribirá su propio poema... y aprenderá a componer una melodía. Es fascinante la sorpresa por la que atraviesa. Mayor es la mía, porque son momentos impagables, de emociones intensas. Conseguir que alguien sea lo que es, aunque antes no lo supiera articular, es el conocido paso de latencia a patencia.

Praxis-praxis... característica maravillosa para hacer palpable ese tránsito de lo que está, pero aún no es.

2 comentarios:

silvia dijo...

Amo a Amelie....
Gracias Domingo!
Un abrazo
Silvia

Domingo Lupis dijo...

Silvi, viste qué buena peli?

Gracias a vos por visitar el blog!

Besos

Dgo.