martes, 20 de enero de 2009

LOS SUEÑOS AYUDAN A LA CREATIVIDAD



Hubo varios que intentaron inventar la máquina de coser, desde 1700. Pero fallaban, hasta que uno de ellos soñó que indios caníbales lo tomaban de rehén; portaban largas lanzas con puntas afiladas… era lo que más podía recordar ni bien se despertó. La cuestión es que este buen señor, Elías Howe, encontró la clave que faltó a los demás: el hilo de coser se enhebraría por la punta, no al revés, opuesto a la aguja de coser común y corriente, que todavía utilizamos. Y funcionó. (Siguió el método de pensar opuestos, como por ejemplo qué pasa si lo enfrío, qué pasa si lo caliento; qué pasa si acelero, qué pasa si retardo; qué pasa si lo hago en la punta; qué pasa si lo hago en el otro extremo, etc.)

NOTA: Howe no fue el primero que trabajó en el invento, sino el que lo patentó. En realidad, Walter Hunt se había anticipado mucho tiempo antes. Igual que Graham Bell, no inventó el teléfono sino que fue el que lo patentó. El primero en lograrlo se llamó Antonio Meucci, pero no registró la idea.

Antes de echarse a dormir conviene tener algo a mano para evitar el olvido. Por ejemplo, un papel y un lápiz o simplemente un grabador. También sirve cuando uno está en proceso de una composición musical.

Hay que anotar las sensaciones que tuvimos durante el sueño, los colores, algunos posibles diálogos que recordemos y también detalles que aparentemente no tienen importancia.

En el libro Creative Dreaming, su autora P. Gardfield sugiere adoptar posiciones en la cama, para ver si podemos provocar sueños.

Una vez que anotamos, procedemos a revisarlos, después de pasado un tiempo. Quizá alguno nos esté tirando una punta para determinado trabajo creativo. Créanme que es muy útil.

2 comentarios:

Leo Requelme dijo...

Un sueño que te ayude a conseguir la patente realmente es un muy buen sueño!!!

Creo Fuertemente en lo que decis.
Y muchas veces es el sueño, soñar, lo que nos permite abrir la cabeza y buscar soluciones laterales. Por lo general y debido a diferentes estimulos del mundo en general a veces se priva de pensar libremente, casi te diria autocensurandose de algo GENIAL.
Abrazo.

Domingo Lupis dijo...

Querido amigo, el caso de la máquina de escribir es uno de los tantos.
También soñar puede referirse a hacerlo despiertos y es válido en todo sentido.
Eso sí, anotarlos o grabarlos sorprenden al toque, porque generalmente uno los olvida.
Gracias por la visita, Leo!

Dgo.