martes, 24 de febrero de 2009

ALEA JACTA EST. (LA SUERTE ESTÁ ECHADA)



Que los malos agoreros dicen que vienen tiempos difíciles...

Pero los pueblos que han pasado por el Rubicón -como Julio César- lo hicieron precisamente en esas instancias, es decir en momentos en que había que tirar los dados, bella metáfora de la creatividad.

Que USA pronto hará circular el amero, la nueva moneda que reemplazaría al dólar, en connivencia con Canadá y México. (Ay, amero... Con acento en la ó sería amaré, en la lengua del Dante… E ti ameró, lo só… exclama una canción compuesta por un amigo, como si la concreción del amor pudiera anticiparse. Algo que voy a hacer a futuro, y no algo que hago o siento inevitablemente ahora. Suena a cálculo, ¿no? Te amaré, no ya, no está en mis planes. Pero barrunto que mañana o pasado sí.)

Que, los que saben, empiezan a enseñar fórmulas para ahorrar…

Que esto, lo de allá y acullá.

Que hoy me levanté en un estado de estupidez en racimo, con la sensación que es un buen momento para sacar afuera todo el caudal creativo para capear el temporal.

¡Magnífico! A nuestro juego nos llamaron, compatriotas argentinos, acostumbrados a arreglar (muchas veces bien) las cosas con alambre. Que es otra metáfora de realizar partiendo de la nada, casi.

Como economista que no soy y analista bursátil que jamás querré ser, estamos a punto de convertirnos -¡por fin! los casi 40 millones de habitantes, en descubridores de nuestras potencialidades creativas. ¡Bien, carancho!

No podremos hacer nada en contra de un virtual amero; tampoco podremos modificar demasiado las adversidades que podrían llegar. La buena noticia, entonces, es que lo único que sí podemos cambiar o potenciar es el kilo y medio de peso de nuestro cerebro. Exprimirlo para descubrir qué cosas distintas a las habituales somos capaces de encarar para modificar un poco nuestra estrella, para justamente no estrellarnos.

En eso creo, amigos. ¿Ustedes no? En la capacidad de los 6.800 millones de humanos, para que cada uno haga lo que mejor pueda con sus neuronas. No hay otra que aceptarlo de una buena vez y para siempre.

No es que haya creativos por un lado y por otro no. Mal que nos pese, no hay modo de evitar creatividad en cada uno; ella nos ayudará a emprender o sumar otros caminos.

Nunca antes había sucedido lo que ahora, en el plano económico. La ocasión es buenísima para reforzar cualquier tenue convencimiento, principalmente entender fuertemente que el privilegio creativo nos tocó a todos y cada uno de nosotros.

Mientras tanto, les dejo un dicho que aprendí en el interior de la provincia de Buenos Aires: Cuidá las monedas, que los billetes se cuidan solos.

4 comentarios:

Diegueta dijo...

Hola Domingo, muy interesante el blog, te invito a pasar cuando puedas por mi humilde espacio de creativo publicitario.
freediego.blogspot.com

Un saludo!
Diego Villanueva

Domingo Lupis dijo...

Ahhh, pero Diego, tu blog es buenísimo! Felicitaciones! No paro de leerlo, cada posteo es muy grosso. Muy inspirador, además, lo que habla de tu generosidad para con nosotros, tus colegas.
Muchas gracias! Paso a ser uno de los fanáticos de tu material.
Y gracias por honrarme con tu visita!

Fuerte abrazo!

Dani Martínez dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Domingo.

Yo también sostengo algo parecido, más centrado en el Branding. Igual que tú dejas entrever el lado "positivo" de la crisis, en cuanto a agudizar la creatividad, yo so de la opinión que la crisis pone a cada uno en su sitio, incluidas las marcas.

En Out of the Blog hicimos una reflexión al respecto:

http://www.emote.es/blog/index.php/2008/09/26/el-mejor-antidoto-contra-la-crisis/

Un fuerte abrazo desde Barcelona.

Domingo Lupis dijo...

Dani, querido amigo! Gracias por tu visita! Me voy corriendo a leer el posteo; no quise dejar de escribirte ya mismo, para expresarte mi gratitud.

Acertadísima tu opinión referida a que las crisis ponen a las marcas en su lugar!

Un fuerte abrazo!

Domingo