jueves, 26 de febrero de 2009

CUENTITO CON MORALEJA.



(Me lo envió mi amiga Mariela López; es interesante leerlo.)

Había una vez una persona que vivía al lado de una carretera, donde vendía unas ricas empanadas caseras. Estaba muy ocupado y por lo tanto no oía radio, no leía los periódicos ni veía la televisión.
Alquiló un pequeño de terreno, colocó una gran valla y anunció su mercancía gritando a todo pulmón:

"Deliciosas empanadas caseras".

Y la gente se las compraba. Por eso, aumentó la adquisición de insumos.
Compró un terreno más grande para poder ocuparse de su negocio, y trabajó tanto que dispuso que su hijo dejara la Universidad donde estudiaba Ciencias Comerciales a fin de que le ayudara.

Sin embargo, ocurrió algo muy importante; su hijo le dijo:
"Viejo, ¿no escuchás la radio, ni leés los periódicos...? Estamos sufriendo una grave crisis! La situación es realmente mala; peor no podría estar!!".

El padre pensó: "Mi hijo estudia en la Universidad, lee los diarios, ve televisión y escucha la radio. Debe saber mejor que yo lo que está pasando..."

Compró entonces menos carne, tapas, aceitunas, cebollas. Sacó la valla anunciadora, dejó el alquiler del terreno con el fin de eliminar los gastos y ya no anunció sus ricas empanadas. Y las ventas fueron disminuyendo cada día más.

"Tenías razón hijo mío", le dijo al muchacho. Verdaderamente estamos sufriendo una gran crisis".

MORALEJA

No sigamos hablando de crisis.
Hablemos sólo de hacer buenos negocios, buenos trabajos y buenas tareas.
Si nos programamos para fracasar, fracasaremos.
Si nos mentalizamos para ganar, ganaremos.
Es una simple elección personal.

ACOTACIÓN MÍA: Las crisis son oportunidades (chocolate por la noticia). Lo sé afuera de los libros y los pensamientos mágicos. Cuando me tocó una gran tormenta, supe que a la vez estaba naciendo algo diferente, por lo general mejor. Y, como decía el negro Olmedo: “siempre que llovió paró”. Acaso, la vida misma ¿no es tal cual?

4 comentarios:

Federico Szalai dijo...

Aplausos!!!, me parecio fantastico el cuentito!!!. Historias como estas, que son ultra simples y nos dejan un mensaje mas que importante.
Adhiero totalmente!, el poder de la mente y su influencia son enormes...si pensamos en una crisis, entonces crisis vamos a tener.
Gracias Domi por publicar esto...y gracias Mariela Lopez por enviarlo. Realmente brillante!

Saludos,
Fede

Domingo Lupis dijo...

Gracias a vos por el comentario, querido Fede. Viste? Parece un cuentito sencillo, pero me parece que deja una enorme enseñanza. Creo que uno tiene que seguir adelante; si te parás... ahí viene el problema, no?
Mirá, tengo una amiga que me contó lo que hicieron sus abuelos cuando vivían en el campo; en síntesis, más allá de producir todo-todo... hasta confeccionaban ¡los zapatos para la familia! Qué me contás? Siempre me impresionó ese relato. Sintetiza que hay que darle con tutti!

Nuevamente, gracias, Fede! Fuerte abrazo!

Federico Szalai dijo...

Totalmente Domi, uno debe seguir adelante. A veces las circunstancias personales hacen que uno no pueda quizas hacer TODO lo que quiere, pero es importante seguir adelante con el anhelo de llegar a hacer lo que uno quiere.
Pero mas alla de las coyunturas...no bajar los brazos.
En definitiva...si uno mira los noticieros, los diarios, etc, los unicos negocios que deberian aumentar sus ventas son las armerias, porque uno deberia pegarse un tiro.
Pero es como todo...el Marketing de los noticieros es dar malas noticias y cosas que sorprendan: Una inauguracion de una escuela no llama la atencion, un asesinato morboso si, en fin...todos somos parte de eso. Lo importante es...si lo consumimos, que sea parte del show y no parte de una filosofia de vida...sino ahi estamos fritos.

Abrazote!
Fede

Domingo Lupis dijo...

Sin nada para decir; hiciste un aguafuerte del mundo real.
Abrazo